Meningitis en perros

meningitis en perros - como curarla (Julio 2019).

Anonim

La meningitis es una condición inflamatoria grave del cerebro que prácticamente todos los padres saben que puede ser una amenaza para los niños (y los adultos) porque se ha trabajado mucho para que las personas tomen conciencia de los síntomas en los seres humanos, porque la intervención temprana es la clave para reducir el daño y permitiendo la recuperación. Sin embargo, también existe una cepa de meningitis canina que puede ser tan grave y peligrosa para su perro como lo es para las personas, y esto es algo que no todos los dueños de perros saben.

La meningitis en los perros es afortunadamente relativamente rara, pero sigue siendo importante para todos los dueños de perros conocer los factores de riesgo básicos de la enfermedad y sus primeros síntomas, a fin de garantizar una intervención rápida si surge un problema. En este artículo analizaremos la meningitis en perros con más detalle, incluida la forma en que se puede contraer la enfermedad, cómo afecta al perro y los síntomas a los que debe prestar atención. Siga leyendo para aprender más.

¿Qué es la meningitis?

La meningitis en perros conduce a una inflamación del cerebro o del sistema nervioso central del perro, lo que lleva a una variedad de síntomas agudos y graves. Si no se trata, la condición puede ser fatal, e incluso si el tratamiento se inicia con prontitud, la condición todavía puede provocar daños graves y prolongados en el cerebro, el sistema nervioso y la salud del perro.

La meningitis puede ser de naturaleza viral, micótica o bacteriana, pero la meningitis bacteriana es casi universalmente la condición que puede afectar a los perros.

¿Buscas consejos para mascotas gratis para tu perro? Haga clic aquí para unirse a la comunidad de mascotas favorita del Reino Unido: PetForums.co.uk

¿Cómo desarrollan los perros la meningitis?

Si bien la meningitis en los perros es bastante rara, existen diferentes formas en las que los perros pueden contraer o desarrollar la enfermedad. Una condición bacteriana que afecta a cualquier parte del cuerpo, pero más específicamente a los oídos, los ojos, la nariz o la garganta, puede potencialmente propagarse y causar una infección del cerebro y el revestimiento que rodea las membranas nerviosas del perro y / o la médula espinal.

Esto significa que los perros que tienen una tendencia a sufrir infecciones bacterianas u otros males menores con regularidad, o que viven un estilo de vida al aire libre muy activo y, por lo tanto, corren un mayor riesgo de ser raspados o arañados por las ramas y otros objetos, están potencialmente más expuestos al riesgo de Condición que otros.

Sin embargo, mientras que las formas humanas de meningitis son contagiosas entre las personas, la forma canina no muestra evidencia de que se transmita de perro a perro con facilidad, y no es contagiosa para los humanos. Esto significa que incluso otros perros que viven con un perro infectado deben estar a salvo de la enfermedad y no hay riesgo para usted o su familia.

Los síntomas de la meningitis en perros.

Debido a que la meningitis es bastante infrecuente, puede ser difícil para el dueño de un perro evaluar los síntomas de la condición de manera efectiva y reconocer la posible gravedad de la enfermedad. Además, muchos de los síntomas de la meningitis en los perros también son comunes a otras afecciones, por lo que no permiten un diagnóstico definitivo. Es vital conocer los principales síntomas de la enfermedad y llevar a su perro al veterinario de inmediato si tiene alguna inquietud, a fin de asegurarse de que la enfermedad se diagnostique de inmediato si está presente.

Algunos de los síntomas centrales de la meningitis en perros incluyen:

  • Hipersensibilidad a cosas como la luz, los sonidos y el tacto.
  • Rigidez en las articulaciones del perro en general y en la columna vertebral en particular, que puede presentarse como incapaz de utilizar toda la gama de movimientos de la columna vertebral.
  • Una fiebre alta casi seguramente estará presente si su perro tiene meningitis.
  • Letargo, respuestas lentas y falta de voluntad para moverse o interactuar con usted.
  • Mareos y falta de coordinación, que pueden presentarse como tropiezos o incluso caídas.
  • Vómitos, especialmente si esto es prolongado o agudo y su perro no puede retener nada, a menudo incluyendo el agua, con éxito.
  • Membranas mucosas pálidas en los ojos y boca.
  • El jadeo y la dificultad respiratoria, que pueden parecer similares al shock, como una postura incómoda y fija, ojos abiertos y malestar general.

Si tiene alguna duda sobre la salud o los síntomas de su perro, es vital que llame a su veterinario de inmediato para que puedan aconsejarle cómo proceder. Si su veterinario sospecha que su perro puede tener meningitis, le dirán que traiga a su perro a la clínica de inmediato. Una vez en la clínica, es probable que su veterinario realice una serie de pruebas que incluyan paneles de sangre y orina y, por supuesto, un examen físico, antes de confirmar o descartar definitivamente la condición.

¿Se puede tratar la meningitis en perros?

El tratamiento exitoso de la meningitis en perros depende de un diagnóstico rápido y de comenzar el tratamiento de inmediato, lo que generalmente significa darle al perro un tratamiento de antibióticos de alto nivel para eliminar la infección en sí. También se brindará atención de apoyo para que el perro se sienta más cómodo y alivie los efectos de la enfermedad en sí.

Incluso con un tratamiento oportuno y apropiado, la meningitis en perros sigue siendo muy grave y, desafortunadamente, puede resultar fatal; sin embargo, para muchos perros, un régimen de tratamiento agresivo que se inicie rápidamente puede potencialmente salvar sus vidas.