Felinos hambrientos: ¿podría tu gato tener una glándula tiroides hiperactiva?

Conejo se enoja cuando dejan de acariciarlo (Julio 2019).

Anonim

¿Su gato ha comenzado a comer como un caballo, pero se ha vuelto delgado como un rastrillo? Si su respuesta a esta pregunta es "sí", entonces él / ella puede estar sufriendo de hipertiroidismo. Esta condición hormonal es muy común en gatos de mediana edad a mayores (generalmente de 8 años de edad o más), y si no se trata puede ser extremadamente perjudicial para la salud de su mascota. Sin embargo, la buena noticia es que, con un diagnóstico y tratamiento rápidos, existe una gran posibilidad de que su gato pueda llevar una vida normal.

¿Qué es la glándula tiroides?

La glándula tiroides es un órgano pequeño de doble lóbulo ubicado en el cuello. Es responsable de controlar la tasa metabólica del cuerpo; en otras palabras, la rapidez con que se consume la energía. Produce hormonas tiroideas que regulan la tasa de metabolismo y afectan el crecimiento y la tasa de función de muchos sistemas corporales. El yodo de la dieta se extrae de la sangre y se concentra dentro de la glándula tiroides, y es esencial para la producción de hormonas tiroideas.

¿Qué causa el hipertiroidismo en los gatos?

El hipertiroidismo en los gatos generalmente es causado por un agrandamiento benigno (no canceroso) de la glándula tiroides. No sabemos qué causa este cambio, pero se han identificado varios factores de riesgo, incluidos la vida en interiores y el consumo de alimentos enlatados. Los gatos machos y hembras se ven afectados por igual. No se conocen predisposiciones de raza, pero la enfermedad parece ser menos común en los gatos siameses. En casos raros, el hipertiroidismo puede ser causado por un crecimiento canceroso llamado adenocarcinoma de tiroides, que desafortunadamente hace que el tratamiento sea mucho más difícil. Estos casos pueden beneficiarse de ser vistos por un veterinario especialista en derivación. Afortunadamente, sin embargo, estos solo representan del 1 al 2% de los casos.

¿Buscas consejos para mascotas gratis para tu gato? Haga clic aquí para unirse a la comunidad de mascotas favorita del Reino Unido: PetForums.co.uk

El proceso de la enfermedad

El agrandamiento de la glándula tiroides produce niveles más altos de lo normal de hormona tiroidea, lo que hace que aumente la tasa metabólica del gato, lo que promueve un mayor apetito y nivel de actividad. Sin embargo, la grasa se quema a un ritmo mayor, por lo que el gato tiende a perder peso a pesar de comer más. La hipertensión (presión arterial alta) a menudo se desarrolla como resultado de hipertiroidismo, y si no se trata, esto puede llevar a complicaciones graves como la ceguera. El aumento del nivel de hormonas tiroideas promueve el latido más rápido y más fuerte del corazón. Con el tiempo, pueden ocurrir cambios secundarios en la estructura del corazón y anomalías en el ritmo. Estos pueden comprometer la función cardíaca y eventualmente resultar en insuficiencia cardíaca.

Síntomas del hipertiroidismo.

En las primeras etapas del hipertiroidismo, los síntomas pueden ser bastante sutiles, pero pueden ser detectados por los propietarios observadores. Los gatos comienzan a perder peso y suelen beber y orinar más. También pueden desarrollar vómitos intermitentes y diarrea. (Estos síntomas también pueden ser causados ​​por otras enfermedades, como la diabetes o la enfermedad renal, por lo que se recomienda que su veterinario los investigue a fondo). A medida que la enfermedad avanza, por lo general en el transcurso de varios meses, los gatos generalmente desarrollan un apetito voraz y se vuelven demacrados. La calidad de su pelaje puede deteriorarse y, a menudo, muestran cambios de comportamiento como inquietud, deambulación e irritabilidad. Algunos gatos no pueden tolerar el calor y pueden jadear a veces.

¿Cómo se diagnostica el hipertiroidismo?

Si piensa que su gato puede tener hipertiroidismo, entonces es mejor llevarlo a su veterinario para que le haga un chequeo completo lo antes posible. Si la historia clínica y el examen clínico coinciden con el hipertiroidismo, su veterinario generalmente recomendará un simple análisis de sangre que mida el nivel de hormona tiroidea en la sangre para determinar si es excesivo. Es probable que su veterinario también recomiende otras investigaciones (por lo general exámenes de sangre y de orina) para verificar que no haya problemas con otros órganos internos como los riñones. Tenga en cuenta que, en ocasiones, la tiroides hiperactiva "enmascara" la evidencia de una enfermedad renal concurrente (otra condición común en gatos mayores), por lo que es posible que sea necesario volver a controlar los riñones después de comenzar el tratamiento para el hipertiroidismo. Si su veterinario detecta alguna anomalía cardíaca, como una frecuencia o un ritmo anormales, pueden recomendar más investigaciones para evaluar la función cardíaca, por ejemplo, una ecografía o un ECG. Se recomienda un control de la presión arterial en cualquier gato con hipertiroidismo sospechado o confirmado. Los resultados de los análisis de sangre suelen estar disponibles en unos pocos días y, si no hay otras complicaciones, el tratamiento puede iniciarse una vez que se haya confirmado el diagnóstico. Es importante tener en cuenta que, en ocasiones, la prueba de tiroides puede dar resultados negativos falsos, por ejemplo, en las etapas muy tempranas de la enfermedad o cuando existe una enfermedad concurrente. Cuando existe una fuerte sospecha de hipertiroidismo, puede ser necesario repetir la prueba después de unas pocas semanas o usar un tipo alternativo de análisis de sangre.

Opciones de tratamiento

Actualmente hay cuatro métodos principales para tratar el hipertiroidismo disponibles en el Reino Unido. Estos se resumen aquí. Su veterinario podrá discutir estos tratamientos con usted con más detalle, incluidos sus pros y sus contras y los costos típicos, para ayudarlo a determinar la mejor opción para usted y su gato. Por supuesto, si existen condiciones concurrentes o complicaciones secundarias, éstas también deberán gestionarse.

Tabletas

Estos reducen la síntesis de hormonas tiroideas, devolviendo así las hormonas a un nivel normal y aliviando los signos clínicos. Dependiendo de cómo responda su gato al medicamento, él / ella deberá tomar comprimidos una o dos veces al día. A menos que su veterinario le indique lo contrario, esto debe continuar por el resto de la vida de su gato, incluso una vez que aparentemente haya vuelto a la normalidad; de lo contrario, el problema se repetirá. Su gato requerirá chequeos regulares y análisis de sangre para asegurarse de que él / ella continúe respondiendo adecuadamente al medicamento y no esté desarrollando ningún otro problema. Al igual que con todos los medicamentos, siempre hay un pequeño riesgo de efectos secundarios.

Cirugía

Si la medicación a largo plazo no es para usted ni para su gato, entonces se puede realizar una cirugía para extirpar la glándula tiroides completa (tiroidectomía bilateral), o solo un lóbulo, si solo parece haber uno afectado (tiroidectomía unilateral). Al igual que con todas las cirugías, existe un pequeño riesgo de complicaciones. Los gatos hipertiroideos representan un riesgo anestésico general sustancialmente mayor que los pacientes jóvenes y sanos, por las razones ya descritas. Por lo tanto, es preferible medicarlos durante unas pocas semanas antes de la cirugía planificada para estabilizar su condición y permitirles estar lo más en forma posible para el anestésico. La cirugía tiene el potencial de ser una cura permanente, pero ocasionalmente la condición se repite, incluso cuando se ha extirpado toda la glándula. Esto se debe al llamado tejido ectópico 'tiroideo', que se encuentra en otra área del cuerpo, generalmente el tórax.

Tratamiento de yodo radioactivo.

Este tratamiento solo se puede realizar en uno de los pocos hospitales de animales pequeños en el Reino Unido con instalaciones especializadas. Una inyección de yodo radiactivo se administra debajo de la piel. Esto es absorbido por el tejido anormal, hiperactivo de la tiroides, que luego se destruye. Su gato tendrá que ser hospitalizado durante varias semanas hasta que la radiación haya descendido a un nivel lo suficientemente bajo como para que sea seguro para usted. El procedimiento tiene una excelente tasa de éxito, ya que el 95% de los gatos se curan con una sola inyección.

Dieta prescrita

Recientemente, se ha puesto a disposición una nueva y prometedora dieta con receta creada para gatos hipertiroideos (Hill's y / d). Este contiene un contenido limitado de yodo que promueve la normalización de los niveles de hormona tiroidea en unas pocas semanas. Es muy importante que su gato solo consuma esta dieta (¡no se trata!) Ya que otros alimentos generalmente contienen niveles más altos de yodo. Su gato necesitará permanecer en esta dieta por el resto de su vida.

En resumen, el hipertiroidismo en los gatos es un trastorno grave que puede tener repercusiones en otros órganos del cuerpo, pero con un rápido reconocimiento y manejo, el pronóstico generalmente es bueno. Hay una variedad de formas de controlar esta afección; es de esperar que una de estas sea adecuada para usted y su gato.